Calcula el precio de tu vivienda

Si quieres emprender una nueva aventura en un nuevo hogar, es posible que tengas que vender tu vivienda en la que resides actualmente. 

Llegados a este punto, seguramente te estés preguntando cuánto cuesta tu casa y cuánto dinero podrías sacar por ella (es lo que se conoce como tasación).

 

 

 

Pero si el cálculo lo deseas calcular tú mismo, a continuación te proporcionamos una serie de temas a tener en cuenta. 

Hay una serie de elementos que inciden directamente en el precio de la vivienda,

  • Localización
  • Testigos en la zona (viviendas similares en la zona en venta)
  • Servicios cercanos (centros, de salud, colegios, farmacias, zonas deportivas, …)
  • Año edificación
  • Superficie
  • Materiales empleados
  • Zonas verdes (jardines, …..)
  • Ascensor
  • Terraza, Balcón, …

 

Comparativa viviendas

La manera más sencilla de calcular el coste de un inmueble es mediante la tasación comparativa, que consiste en valorar la propiedad a través de la comparación con otras seis similares. Esto permitirá conocer el valor del mercado.

Para ello, es necesario analizar en profundidad la vivienda,

  • Dónde se encuentra
  • Qué servicios tiene cerca
  • Cuál es su estado

 

 La localización

A la hora de tasar una vivienda, es crucial la localización, bien si se sitúa en una capital de provincia o en un pequeño pueblo o cuántos kilómetros la separan del centro de la ciudad, ya que no es lo mismo vivir en el centro de la ciudad que en las afueras.

A la hora de valorar una vivienda también influyen otros factores relacionados con la localización, como por ejemplo,

  • los accesos y los servicios de transporte (metro, autobús, tren, …)
  • La actividad en la zona (bares, tiendas, restaurantes, espacios dedicados al ocio (cines, teatros, museos, gimnasios, ludotecas, … )
  • Zonas verdes

   

El estado de la vivienda

Lo siguiente que hay que hacer es analizar la vivienda que se va a vender, prestando especial atención tanto a las características y estado de la vivienda como del edificio.

Que el inmueble se encuentre cerca de algunas zonas ajardinadas revaloriza la vivienda, especialmente ahora que, tras el confinamiento, hemos comenzado a apreciar los espacios abiertos. Por supuesto, aquí juegan un factor importante las zonas comunes que se ofrecen en las urbanizaciones: piscina, gimnasio, sauna, jardines, patios… Un plus en cualquier vivienda.

También son importantes otras características de la edificación como el ascensor, que sea o no una vivienda histórica, si cuenta con trastero o garaje, el estado del portal…

Respecto a la vivienda, la cualidad más importante a la hora de tasarla son las dimensiones y materiales de construcción: no va a tener el mismo precio un estudio de 30m2 que un ático dúplex con piscina privada. La distribución de los mismos también influye: ¿esos 70 m2 se reparten en dos o tres habitaciones?

El siguiente factor más importante a la hora de valorar un inmueble es el año de construcción: una vivienda moderna no valdrá lo mismo que una de mediados de siglo, ni una de los años 50 que ha sido totalmente reformada frente a una que no ha cambiado las cañerías. Esto tendrá un reflejo en el valor: cuanto mejores y más nuevos sean los materiales, más segura será la casa.

La orientación (si da a patio o, por el contrario, es exterior) es otro factor importante, al igual que la altura en la que se encuentra: cuanto más lejos del suelo se encuentre un piso, mejores vistas.